Cómo prevenir un ictus


  • 06/04/2017

Ante todo llevar un estilo de vida saludable es primordial para su prevención, lo que implica: hacer ejercicio moderado varias veces a la semana, no fumar y consumir alcohol de forma equilibrada, mantener un peso saludable, llevar una dieta proporcionada y saludable y reducir en la medida de lo posible el estrés.

Estos simples cambios mejoran nuestra salud cardiovascular y reducen el riesgo de enfermedades del corazón y de accidente cerebrovascular o ictus. Teniendo en cuenta lo devastador que puede ser el ataque cerebral (ya sea una trombosis cerebral, una embolia cerebral, un ictus hemodinámico, una hemorragia intracerebral o una hemorragia subaracnoidea), adoptar un estilo de vida saludable y realizar revisiones periódicas con nuestro médico son factores de prevención fáciles de conseguir y con los que tenemos mucho que ganar.